Que es lo que hace a un líder?

Que habilidades o atributos usamos para definir a un líder ideal? Muchos enfatizarían cualidades como inteligencia, dureza, determinación y visión, cualidades tradicionalmente asociadas con el liderazgo. Aunque necesarias, estas cualidades son insuficientes para un líder auténtico. A menudo se dejan fuera de la lista las habilidades blandas, que también son esenciales.

Los estudios indican que el auténtico líder no se distingue solo por su talento o dominio técnico, sino por su capacidad para inspirar en otros energía, pasión y entusiasmo. Por eso es fundamental en el liderazgo efectivo controlar adecuadamente las propias emociones y potenciar sentimientos positivos en los equipos, es decir, desarrollar una inteligencia emocional.

El psicólogo y autor Daniel Goleman popularizó el concepto en 1995 gracias a su libro “Inteligencia Emocional”, convirtiéndose en un gurú en esta esfera. Goleman explica que hay cuatro dimensiones básicas que vertebran la inteligencia emocional:

La primera es la auto-conciencia, y hace referencia a nuestra capacidad para entender lo que sentimos y de estar siempre conectados a nuestros valores, a nuestra esencia.

El segundo aspecto es la auto-motivación y nuestra habilidad por orientarnos hacia nuestras metas, de recuperarse de los contratiempos, de gestionar el estrés.

 La tercera tiene que ver con la conciencia social y con nuestra empatía.

El cuarto elemento, y lo más importante, consiste en nuestra habilidad para relacionarnos, para comunicar, para llegar acuerdos, para conectarnos de manera positiva y respetuosamente con los demás.

Si bien una parte de estas habilidades pueden venir configuradas en nuestro equipaje genético, y otras tantas se moldean durante los primeros años de vida, los estudios demuestran que las habilidades emocionales son susceptibles de aprenderse y perfeccionarse a lo largo de la vida, si para ello se utilizan los métodos adecuados.

Para concluir, más allá de esa cifra que nos ofrecen los clásicos test estandarizados sobre inteligencia, existe otra dimensión y otra inteligencia con la cual podemos alcanzar el éxito. Hablamos de ese éxito personal en ser capaces de ajustar comportamientos y emociones, conectar mejor con los demás y vivir en equilibrio y armonía sintiéndonos competentes, libres, felices y realizados personalmente. Daniel Goleman comenta que “La inteligencia emocional emerge como un predictor mucho más fuerte de quién será más exitoso, porque cómo nos controlamos a nosotros mismos en nuestras relaciones personales, determina lo bien que nos va cuando conseguimos trabajo.”

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s