Equivocarte es lo mejor que te puede pasar este año

¿Qué intentarías hacer si supieras que no fracasarías? En tu proyecto, en tu negocio, tu trabajo u otras actividades que tengas etc.? Si supieras que tu éxito es garantizado y que no hay nada, absolutamente nada, que te pueda impedir en lograrlo.

Esta es una tremenda pregunta, cierto? Solo pensándolo y sientes que tienes más alas, sientes que empiezas a soñar de nuevo, que quieres atreverte más, arriesgarte más.

¿Pero si fracasarías? Cuál sería tu actitud hacia el fracaso? Lo tomarías como una pérdida o como un aprendizaje?

Estaba leyendo el libro de John Maxwell “A veces se gana, a veces se aprende” donde Maxwell comenta que las personas normalmente están preparadas para hablar de sus sueños, pero no tanto para responder una pregunta acerca de sus deficiencias.

Y si, es verdad. A la mayoría de las personas no les gusta hablar de sus errores y fracasos; no quieren confrontar sus pérdidas, porque se sienten avergonzadas por ellas.

Pero la realidad es que todos cometemos errores, aunque no todos los enfrentamos de la misma manera. Normalmente sentimos enojo, frustración y miedo cuando nos equivocamos, pero hay personas que, en lugar de lamentarse deciden aprovechar la experiencia para aprender y salir adelante.

Dicen que las personas exitosas tienen una manera diferente de pensar, ellos enfocan la pérdida de manera distinta. No intentan ocultar el fracaso bajo la alfombra, no huyen de sus pérdidas. Su actitud es hacia el aprendizaje. Entienden que las mayores lecciones de la vida se obtienen de nuestras perdidas, si las enfocamos de manera correcta.

Que trato de decirte con eso, justo al inicio de un nuevo año?

Que te pongas cómodo con la idea de fracaso, con la idea de cometer errores.

Porque adivina qué vamos a hacer en los próximos 12 meses?

Vamos a cometer errores, vamos a fallar, vamos a meter la pata, nos vamos a equivocar varias veces. Y está bien. Es normal, porque todo el mundo lo hace. Entonces por qué no convertirlo en una ganancia, en una ventaja?

Podríamos ver todos estos errores como fracasos, como tragedias, como un resultado final, o podemos verlos como una oportunidad para corregir nuestra trayectoria, una oportunidad para hacer ajustes, una oportunidad para mejorar, para crecer.

Equivocarnos es lo mejor que nos pueda ocurrir. Ten en cuenta que las personas exitosas siempre buscan la perfección, pero se permiten cometer errores e intentar una y otra vez las cosas antes de lograr el éxito. La historia está llena de relatos de científicos e inventores que cometieron errores y que, después, se convirtieron en grandes descubrimientos. Por ejemplo, Alexander Fleming, quien descubrió la penicilina cuando accidentalmente dejó abierto uno de sus frascos de laboratorio.

Si queremos progresar, si queremos tener éxito en la vida, debemos entender que no podemos evitar los problemas, los fracasos o dificultades de la vida, ni tampoco deberíamos intentarlo. Pero debemos ser capaces de aprender cómo actuar frente a esos desafíos, aceptarlos, tomarlos tal como vienen, y avanzar ante ellos.

Así que te invito a que este año, cometas más errores.

Sal y haz algunas cosas que podrían ser vergonzosas.

Rétate a ti mismo. Sal de tu zona de confort.

Porque de esta manera, vas a aprender y crecer mientras continúes tener esta mentalidad de que no hay experiencias buenas o malas, solo experiencias de aprendizaje. Mientras continúes esta mentalidad de que nunca pierdes, puedes ganar o aprender. Mientras sigas asumiendo la responsabilidad, aprendes de tus errores y no los repites, todo va a estar bien.

Así que ve a cometer unos errores: cuando se trata de encontrar prospectos, o al momento de invitarlos, o haciendo presentaciones, dando seguimiento, o en el momento del cierre. No importa en cual parte. Yo hice de todo y que bien que lo hice porque de esta forma, pude mejorar. Pude meditar en lo que no salió bien y lo que si funciono, pude hacer los ajustes necesarios e luego intentarlo de nuevo. Créeme, me funciono de maravilla.

No siempre va salir perfecto, y eso está bien. Pero cada mejora te hará más fuerte, más sabio, y más cerca de lo que  quieres lograr.

Todos nosotros hemos crecido hasta cierto nivel gracias a todos los errores que hemos cometido a través de nuestras vidas. Como aprendimos a caminar cuando éramos bebes?  Como aprendimos a hablar, montar una bicicleta, lanzar una pelota y todas las demás cosas básicas de la vida? Intentando cosas, cayéndonos, levantándonos de nuevo, intentando otras cosas hasta que, algún día, de la nada, intentamos algo que si funcionó.

Si quieres aprender más, tienes que hacer más. Pero también tienes que poner atención a lo que no está funcionando y hacer los ajustes precisos.

Así que te invito a que tengas más experiencias. Sal afuera. No te preocupes por verte bien todo el tiempo, sin fallas, sin errores. Incluso las máquinas hacen errores a veces.

Rétate a ti mismo para salir de tu zona de confort. Y este año va a ser increíble para ti.

Y cada vez que tienes un desafío, recuerda eso: puedes convertir limones en limonada, o puedes dejar que te amarguen toda tu vida. La decisión es tuya.

 

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s