La vida es corta como para andar ocupado…

¿Y que me cuentes? ¡Ando ocupada todo el día!!

Todos dentro de mi círculo de amigos y familiares están extremadamente ocupados, casi todo el tiempo. Para no hablar de mí…tengo tantas cosas que hacer, que no sabemos cómo sincronizar nuestros calendarios, yo y mis amigos súper ocupados. Una reunión de hoy para mañana? Una salida en la noche con mi pareja? No hay forma, de repente de hoy en una semana si se puede planificar algo!!

Últimamente me sentía muy cansada y no entendía porque. Analizando un poco más en la profundidad las últimas semanas, me di cuenta de que he trabajado de la mañana a la noche, 8 horas al día o más, aparte cuidando a mi bebe, atendiendo la casa, no he tenido un fin de semana libre, porque fui a talleres, viajé o agendé más reuniones de trabajo. Un fin de semana libre? Seguramente no en el próximo…mes. Me asusté. Me di cuenta de que estaba corriendo constantemente, para marcar actividades y mi cuerpo comenzaba a sentirlo. Prometí que después de ese mes no haría nada por un tiempo. Planeé un fin de semana de “nada” e incluso lo seguí.

Y creo que no soy la única que está viviendo eso. Quizás el más grande de los problemas que tenemos hoy en día es la falta de tiempo. La mayoría de la gente que trabaja tiene demasiado que hacer y muy poco tiempo para sus vidas personales. A veces nos sentimos abrumados con responsabilidades y actividades, y mientras más duro trabajamos, más atrasados nos sentimos. Este sentimiento de estar en una caminadora sin fin puede causarnos caer en el modo de vida reactivo/receptivo. En lugar de claramente decidir lo que deseas hacer, tú continuamente reaccionas a lo que está sucediendo a tu alrededor. Pronto perderás todo sentido de control. Sientes que tu vida te controla, en lugar de que tú controles tu vida.

En realidad, andando todo el tiempo ocupados dice mucho de nosotros mismos y revela cosas que son menos visibles pero muy importantes: no sabemos cómo organizarnos y somos ineficientes, que no sabemos cómo delegar o que nos ofrecemos voluntarios mucho más de lo que podemos hacer, simplemente porque no sabemos decir que no. O habla de una necesidad extrema de probar que somos importantes y buscados por los demás, o de repente un vacío que deseamos llenar con cosas en el calendario. Incluso puede ser una dependencia de tener “actividades”. Al igual que los trabajólicos, los adictos al trabajo, personas que siempre están ocupadas. Hagan muchas cosas, todo el tiempo.

El ruido, la prisa, el automatismo que vivimos todos los días ocultan de hecho un gran temor. El miedo de conocerte una vez que has detenido todas las actividades que te impidieron ver y sentir. Tememos estar a solas con nosotros y hacemos todo lo posible para evitarlo. Por qué? Porque cuando te quedas contigo, salen del armario todos los monstruos que estaban adormecidos. Estamos demasiado ocupados para ocuparnos de lo que realmente importa: nuestras relaciones, nuestros sentimientos, nuestros sueños y metas etc.

Regálate la oportunidad de pasar más tiempo con la gente que amas. De disfrutar de los detalles que el mundo te ofrece. De pensar en lo que quieres lograr en esta vida. De realmente ver a las personas que están caminando en la calle. De sonreír. Decirlos “buenos días” y “¿cómo está tu día?” Permítete ser curioso acerca de las personas que encuentras en la cola del supermercado o con quien vives en el edificio. Retírate del mundo de vez en cuando, date tiempo para encontrar tus ideas, para reconectarte y hablar con tu ser.

Andar ocupado no necesariamente te llevara al éxito. Detente y evalúa tu situación y lo que estás haciendo. Piensa acerca de quién eres y hacia dónde estás yendo. Evalúa tus actividades a la luz de lo que es realmente importante para ti. Debes dominar el tiempo en lugar de convertirte en un esclavo del flujo constante de los acontecimientos y demandas de tu tiempo. Y debes organizar tu vida para lograr el equilibrio, la armonía y la paz interior.

El tiempo es tu recurso más preciado. Es lo más valioso que tienes. Es perecedero, es irremplazable, y no se puede guardar. Sólo puede ser reasignado de actividades de menor valor a las actividades de mayor valor. Todo el trabajo requiere tiempo. Y el tiempo es absolutamente esencial para las relaciones importantes en tu vida. El acto mismo de tomar un momento para pensar en tu tiempo antes de gastarlo comenzará a mejorar tu forma de vivir de manera inmediata. Al final, la vida es demasiada corta como para andar ocupado todo el tiempo…

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s